Para nosotros en FUNJOSE, un becado es el motor que impulsa a cada voluntario de la fundación a dar lo mejor de sí, a trabajar arduamente y a invertir de su tiempo en este proyecto.

Cada aplicación de beca que recibimos nos motiva a seguir trabajando para alcanzar más benefactores que se identifiquen con el sueño de la fundación, cada carta de motivación que leemos nos recuerda el significado de nuestro trabajo, cada sonrisa de los becados nos impulsa a buscar una mejor sociedad.

Nuestros becados representan la esperanza del cambio, de la evolución de Guatemala hacia un mejor país. Cada uno es una semilla con el potencial profesional de convertirse en médicos que contribuirán a la salud del pueblo, de ser ingenieros que desarrollen industrias con mejores procesos y tecnologías, de formarse como abogados para defender al inocente, e inclusive vemos en ellos un futuro funcionario que luche por la mejora de los guatemaltecos. Confiamos en que su desarrollo profesional impactará positivamente al país.

En FUNJOSE buscamos que nuestros becados hagan uso del derecho a educación para desarrollarse ellos, y transformar su entorno. El estudiante FUNJOSE es una persona que puede seguir creyendo en que es posible alcanzar sus sueños, utilizará su aprendizaje como una herramienta para sobresalir y superarse; verá el apoyo que recibe como un ejemplo a seguir, y en un futuro impactará positivamente a la sociedad.

Cada becado graduado, actual y futuro, nos muestra que es posible mejorar si nos apoyamos los unos a los otros, como comunidad y como país.

¿Quieres saber qué se siente ayudar? Escríbenos un comentario y te estaremos contactando.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.