Carreras alternas para mentes brillantes

Nombre: Fernando Castellanos

Edad: 20 años

Carrera: Cocinero

FUENTE: Revista NuChef 2018

Cuéntanos acerca de tu historia en la cocina.

A los 13 años empecé a ver qué iba a hacer en la vida cuando fuera grande, y noté que me gustaba mucho la cocina, cosa que a mi mamá y a mi abuela les pareció una idea muy buena, pero mi papá dijo que eso no me iba a llevar a tener progreso en la vida. Entonces empecé a buscar un lugar que me diera un diploma de estudios de cocina, y encontré un diplomado que duró 3 años, siendo esto mis primeros estudios.

Cuando terminé el diplomado me enfrenté al momento de mi vida en el que tenía que elegir mi diversificado, y busqué algo que estuviera en sintonía con lo que mi papá deseaba, así que continué estudiando informática y administración; aunque por las tardes continuaba estudiando cocina.

Luego, estaba por graduarme y necesitaba continuar en la universidad, pero quería seguir en la línea de la cocina. Investigué varias carreras, pero ninguna tenía un fuerte en el tema, hasta que fui a INTECAP. Es importante mencionar que había aplicado a administración en la Universidad de San Carlos y a cocina en INTECAP al mismo tiempo; la primera la estaba eligiendo porque mi papá quería que yo siguiera eso, y la segunda era mi sueño. El día de los resultados de admisión me topé con que había sido aceptado en ambos programas, pero tenía que elegir cuál seguir. Lógicamente elegí la cocina, y mi papá me dijo que no me iba a apoyar económicamente porque no estaba de acuerdo.

Mi primera carrera fue Gastronomía Guatemalteca, y duró un año y medio. Durante los primero tres meses es solamente teoría, por lo que todavía no podía mostrar frutos; pero luego de eso ya cocinaba algunas cosas, lo que empezó a motivar un poco a mi papá, aunque siempre seguía presionándome para que estudiara administración. Lo que él no sabía era que al terminar la primera carrera ingresé a la Especialización de Cocina Francesa y Técnicas Europeas, la cual duró seis meses.

Al momento de empezar mis prácticas tenía miedo, porque no tenía experiencia laboral, y es difícil entrar a un hotel o un restaurante. Justo en ese momento se me presentó la oportunidad de hacer mis prácticas en NuChef, la cual es una escuela de cocina con clases libres para aprender platos específicos y pasar un momento divertido. Terminé mis prácticas y me ofrecieron trabajar con ellos, y ahora soy parte del equipo de instructores.

¿Qué te motivó a estudiar cocina, y qué te mueve a seguir estudiando?

Cuando era niño veía programas de cocina y eso me llamaba la atención, pero cuando tuve la oportunidad de crear distintos platos con los mismos ingredientes me di cuenta de todo lo que realmente es la cocina. Me sentí atraído por la creatividad y la versatilidad de lo que podía hacer, en lugar de tener limitantes como en otro tipo de tareas, como en contabilidad.

Mi sueño es hacer una escuela de cocina para gente de recursos limitados y que tengan acceso a todo lo que yo he podido obtener. Además, quiero ir a otro país a especializarme para alcanzar nuevos horizontes.

Lo que más me motiva a seguir adelante es mi familia, y también me motiva todo lo que he logrado hasta ahora a través de mi trabajo, como salir en Canal Antigua por las mañanas.

FUENTE: Revisa NuChef 2018

¿Qué personas te inspiran o son tu modelo a seguir?

Thelma Cáceres era la jefa del área de gastronomía donde estudiaba, ella sufrió discriminación y tuvo poco apoyo de parte de sus padres, así que me identifiqué con ella. Thelma fue condecorada con el Tenedor de Oro e imparte muchas clases de cocina. También está Andoni Luis Aduriz, que es un chef español que ha logrado mucho y lo ha expandido al mundo.

¿Qué tipo de retos has enfrentado en tu carrera?

El primero y más grande es el “qué dirán”, en especial porque mi papá no me apoyaba. Me daba miedo que él dijera que yo no era su hijo. Pero con el paso del tiempo empezó a apoyarme poco a poco y eso me ayudó bastante a seguir adelante.

También tuve que enfrentar inconvenientes económicos porque me costaba conseguir algunos ingredientes que eran demasiado caros, pero cuando tuve la oportunidad de trabajar pude apoyar con mis materiales para las clases.

Considero que el cansancio es algo importante a lo que uno como cocinero se enfrentará. Había momentos en los que llegaba a mi casa con mucho sueño, pero tenía que estudiar para poder lograr mis objetivos.

¿Cómo motivarías a las personas a estudiar algo “fuera de la norma”?

Lo primero es preguntarse ¿qué quieren en su vida, en su futuro? Esto permitirá definir un trayecto para alcanzar sus sueños. Luego buscar opciones de apoyo, ya sea tu familia o alguien ajeno que crea en nosotros. Y, por supuesto, nunca rendirse, aunque uno se tope con paredes en el camino.

Deja un comentario

Your email address will not be published.